Ya no somos meros consumidores de la información que encontramos en Internet, somos prosumidores. Frente al rol pasivo de la web 1.0 , en la que nos limitábamos a consumir lo que encontrábamos en la red, con la web 2.0 nuestro rol se activa, además de consumir información la producimos. En este contexto no podemos seguir planteando nuestras clases de la misma forma. Muchas de las personas que realizan nuestros cursos son nativos digitales, se mueven como peces en el agua en las redes sociales, puede que hasta creen contenido en distintos soportes (en un blog, en un canal de youtube, en instagram…) No podemos dar la espalda a esta realidad. Aprovechemos todas esas experiencias para conseguir un aprendizaje realmente significativo para todos. ¿Cómo?… ajustando nuestra comunicación a los tiempos que corren y aprovechando la tecnología que tenemos a nuestro alcance… a su alcance.

 

Del storytelling al storydoing…

Es probable que estos términos te suenen, o no. Es probable que los hayas experimentado siendo consciente, o no, de ello. El caso es que, la publicidad que nos rodea ya los usa y así nos hacen llegar sus mensajes. ¿De qué estamos hablando? De una forma de comunicación que conecta con la emoción de las personas y las involucra en la creación del mensaje.

Tanto el storytelling como el storydoing son dos formas de narrar, de contar historias y, ahí, ya tenemos una diferencia con la comunicación didáctica tradicional. Primer cambio: comunicar contando historias que planteen problemas o realidades con las que se encuentra o se va a encontrar nuestro alumnado.

Mientras el storytelling apuesta por conectar con la emoción de quien escucha la historia, el storydoing, va más allá, y le convierte en “co-creador” de la misma. Aquí tenemos el segundo cambio: empatizar con nuestro alumnado y transformar su rol en la comunicación, que deje de ser receptor y pase a ser “co-creador” del mensaje.

Ante el neotelling usa la transmedia

Estamos ante una nueva forma de comunicación, tal como la ha bautizado Rocío Martín López, estamos ante el neotelling. Una forma de comunicar en la que la tecnología se integra con lo tradicional, no lo excluye sino que suma. Estamos ante una nueva forma de transmitir mensajes… estamos ante la creación colectiva de mensajes en distintos soportes… tantos como nos rodean (imágenes, audios, vídeos, realidad aumentada, códigos QR, apps, videojuegos, redes sociales…).

¿Cómo podemos integrar a nuestro alumnado y la tecnología en nuestras comunicaciones didácticas? Apostando por la narrativa transmedia. Es decir, por una comunicación en la que se divide intencionadamente el mensaje, para transmitirlo en diferentes soportes y conseguir que, a través de la interacción, el receptor sea también creador. ¿Te acuerdas de aquellos libros en los que elegías tu aventura?, ¿en los que cuando llegabas a determinadas páginas tenías que decidir por dónde continuar? Lo que te planteamos sería una evolución de esa forma de comunicar, en la que no solo se elige cómo continúa la historia sino que se participa en su creación. De forma que guiamos al alumnado en la construcción del mensaje y dejamos que cree su final.

En la actualidad existen docentes que ya se han pasado a la narración transmedia y están logrando resultados que sobrepasan los objetivos. Por ejemplo, Martín Restrepo apuesta por el aprendizaje basado en la experiencia y la creación a través del uso del móvil. Con su proyecto Editacuja consiguió el reconocimiento del MIT Technology Review en 2014 como uno de los 10 principales innovadores de Brasil.

Otro proyecto al que no deberíamos perder la pista es el de transalfabetismos que analiza los procesos de adquisición y construcción colectiva de competencias transmedia por parte de adolescentes españoles, de entre 12 y 15 años de cinco comunidades autónomas (Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, Madrid y Galicia) fuera del sistema de educación formal para incorporar estas competencias en la educación formal y mejorar la formación.

No quieren cuentos infografía

Elaboración propia

En definitiva…

Si vives en conexión permanente, no hagas que tu alumnado desconecte en clase… conecta con su emoción, permítele crear su historia y compartirla. Convierte al móvil en un aliado, no en un enemigo. Intégralo en el aula para que tu alumnado cree contenido.

Dale al play… comprueba cómo puedes introducir la narración transmedia en clase: